Inicio SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL 10 principios de las sociedades sostenibles según el Foro Internacional sobre Globalización

10 principios de las sociedades sostenibles según el Foro Internacional sobre Globalización

14848
0
sociedades sostenibles

Actuar ahora pensando en el futuro es una noción que no todos los seres humanos internalizamos desde pequeños. No obstante, las sociedades sostenibles son pilares fundamentales que nos inspiran a adoptar este modo de vida que entre sus objetivos está preservar la vida humana, lograr calidad de vida y mantener en buen estado los ecosistemas naturales. Esta es una de las definiciones de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD).

¿Cuáles son los principios de estas sociedades? A continuación, los repasaremos de acuerdo al criterio del Foro Internacional sobre Globalización.

Principios de las sociedades sostenibles

1. La nueva democracia

Un concepto bastante controvertido pero en este caso, hace referencia a la capacidad que tienen las sociedades para hacer que sus gobernantes rindan cuentas de lo que sucede alrededor.

La rendición de cuentas es un aspecto fundamental para que existan sociedades sostenibles. Te preguntas, ¿por qué? Porque son los habitantes de una comunidad quienes sufrirán o gozarán las consecuencias de cualquier decisión de sus líderes.

Por ejemplo, si una sociedad decidiera democráticamente gestionar sus bosques, antes de talar ciertos árboles consideraría aspectos fundamentales como los resultados ambientales (sequía, emisiones de dióxido de carbono, entre otros)  que traería dicha acción. No obstante, si la decisión depende de un organismo internacional o una firma comercial del extranjero, no se tendría en cuenta los efectos secundarios de cualquier proceso productivo.

En conclusión, este principio de la nueva democracia pretende dar participación a los ciudadanos que tienen que asumir las consecuencias de las acciones de los organismos públicos y privados. Es decir, si algunos de los mismos carga contra la sociedad, debe hacerse responsable de sus actos.

2. La subsidiariedad

La globalización ha traído consigo más innovación en los países y bienes más accesibles para la población. Sin embargo, ha afectado considerablemente los mercados locales. Esto es sumamente perjudicial porque un gran número de personas a nivel mundial, sigue dependiendo de la producción en pequeña escala.

Las exportaciones controladas en su mayoría por grandes cadenas comerciales, ponen en peligro miles de empleos locales y representa un jaque para la autonomía de las sociedades.

Por esta razón, el principio de subsidiariedad propone crear normas que favorezcan las economías locales y defiendan la identidad cultural. También reconoce la autodeterminación de los ciudadanos siempre que los mismos respeten los derechos de quienes los rodean.

Esta acción no implica tener economías cerradas al extranjero, todo lo contrario. Las sociedades sostenibles son cooperantes e interdependientes que intercambian cultura, tecnología e información respetando las raíces de cada pueblo.

3. La sostenibilidad ecológica

La economía no debe comprometer los recursos de las próximas generaciones por la avaricia de la actual. Desafortunadamente, el modelo de producción lineal (producir, consumir y tirar) en el cual se basa el sistema económico actual ha venido cargado de consecuencias ambientales desfavorables.

Contaminación por plástico en los océanos, calentamiento global y millones de toneladas de basura producidas al año, son algunos de los resultados catastróficos que se han originado e incrementado con el modelo de producción actual.

Es por ello que el principio de la sostenibilidad ecológica plantea un sistema económico que respete el ecosistema ambiental y garantice el bienestar del planeta para las siguientes generaciones.

Las sociedades sostenibles tienen claro que el uso de sus recursos renovables no debe sobrepasar su tasa de regeneración y los índices de emisión de gases de invernadero (GEI) no tienen que superar el índice de asimilación inocua.

4. El patrimonio común

Existen bienes que representan un derecho humano y es responsabilidad de los Estados proveerlos. Hay tres clases de estos bienes.

En primera instancia, tenemos los bienes considerados factores bióticos como lo son: el aire, el agua, los bosques y la luz solar. Sin ellos sería imposible cualquier tipo de vida. La segunda clasificación abarca la cultura y el conocimiento. Y por último están los bienes que satisfacen necesidades básicas: educación, seguridad pública, seguridad social y salud pública.

Todos estos bienes están continuamente amenazados de ser privatizados por grandes corporaciones globales. No obstante, el principio de patrimonio común pretende garantizar el acceso a los mismos gratuitamente o a un precio adaptado a la realidad social.

5. La diversidad

Conservar la diversidad en todos los aspectos (cultural, biológica y económica) es clave para lograr una sociedad sostenible.

La diversidad cultural estimula la innovación para que alcance logros superiores a nivel social, intelectual y espiritual. La diversidad económica es el eje central de las pequeñas economías que atienden las necesidades de las sociedades. La diversidad biológica es imprescindible para los ciclos de autorregulación y autorregeneración de la naturaleza, de esa manera puede desarrollarse la vida y la riqueza económica.

Si bien es cierto que la diversidad pueda ser contraproducente para los beneficios de grandes cadenas comerciales, es indispensable para que una comunidad sea sostenible.

6. Los derechos humanos

De acuerdo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la alimentación, el vestido, la vivienda, los servicios sociales, el derecho a la seguridad y la atención son derechos básicos para lograr una buena calidad de vida en las personas.

El propósito de la actividad económica debería ser mejorar la calidad de vida. No obstante, a veces sucede todo lo contrario.

Si bien es cierto que en la actualidad la corrupción de los gobiernos tiene niveles alarmantes, no implica que el sector privado sea un mejor garante de los derechos. Por esta razón, es imprescindible que los ciudadanos exijan rendición de cuentas en todos los aspectos.

7. Trabajos, medios de vida, empleo

El trabajo es un derecho fundamental de la vida, sin embargo, el panorama actual no es nada consolador. Un alto porcentaje de la población mundial asegura su sustento diario mediante actividades que no están integradas en el sector formal. A ello se le suma la alta tasa de desempleo.

Para lograr una sociedad sostenible, es indispensable proteger los derechos de los trabajadores del sector formal, y al mismo tiempo, brindar más medios de vida para las personas que se encuentran en el sector informal.

8. Garantía y seguridad de los alimentos

Las sociedades sostenibles garantizan la seguridad alimentaria a sus habitantes, además apoyan la idea de que sean las mismas comunidades que puedan abastecer sus propios insumos.

La independencia local en la producción de alimentos, y la seguridad que estos sean confiables, se tiene que tener en cuenta como un derecho humano básico.

9. La equidad

Evidentemente existe una disparidad muy grande entre los países desarrollados y subdesarrollados, esto representa una amenaza muy grande para la economía mundial. Disminuir esa distancia implica ciertas cosas: la cancelación de las deudas ilegítimas de los países ricos con los pobres y también la sustitución de las actuales instituciones financieras del gobierno global (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial del Comercio).

En la actualidad, los mercados se enfocan en las personas que tienen dinero y apartan las necesidades de las personas más vulnerables. Esto solo permite la participación democrática de los ricos.

El principio de la equidad es indispensable para la salud social, por esto las sociedades sostenibles fomentan la igualdad de oportunidades y son una de las piedras angulares del desarrollo humano.

10. El principio de prevención

Este es uno de los principios más importantes. Te preguntas, ¿por qué? Cuando una actividad implica peligro para el medio ambiente o la salud humana, se deben tomar acciones que prevengan los daños que dicha actividad puede producir.

Si se desea que las personas tengan libertad para decidir, el principio de prevención es muy importante para saber a qué amenazas son vulnerables ellos y el ecosistema.

Es momento de hacer del mundo, un nuevo y mejor lugar para vivir. ¡Comencemos ahora!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí