Inicio SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL Economía del bien común: ¿utopía o aliado?

Economía del bien común: ¿utopía o aliado?

15185
0
economía del bien común

¿Existe un modelo económico que priorice los principios éticos y morales y la sostenibilidad ambiental antes que el Producto Interno Bruto (PIB)? Por supuesto que sí. Y fue el economista Austriaco Cristian Felber en el año 2010, quien desarrolló el concepto de economía del bien común a la que le atribuyó todas esas características.

Las teorías del crecimiento económico propuestas en el siglo XX como la de Harrod-Domar, Solow, Solow-Swam, entre otras… hicieron énfasis en que el progreso solo podía  alcanzarse si se tenían en cuenta variables como el capital (K), el insumo laboral (L) y la tecnología.

No obstante, hemos visto como estos modelos han causado impactos ambientales y sociales sin precedentes: desertificación, océanos inundados de plástico, especies en peligro de extinción, pobreza, desigualdad económica, entre otros.

Por esta razón, han surgido nuevas y mejores propuestas donde buscan anteponer las personas a los elementos financieros y que ponen al PIB solo como un medio para alcanzar el desarrollo. Entre ellas están: la teoría del decrecimiento, la economía circular, la economía colaborativa, la economía social y solidaria, entre otras.

Pero hay una en particular que deseamos explicarte en detalle, hablamos de la economía del bien común. ¿Te gustaría saber de qué trata este modelo y cómo contribuye con la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS)? Pues quédate hasta el final  que aquí te lo contaremos.

Concepto de la economía del bien común

De acuerdo a Economipedia, la economía del bien común es un modelo basado en los principios humanos, la democracia, la solidaridad y la sostenibilidad ambiental.

Este patrón nace como una alternativa a los sistemas económicos existentes en la actualidad: capitalismo y socialismo. No obstante, su foco va más allá porque pretende implementar una economía diferente en la que prevalezca la colaboración antes que la competencia y donde exista la posibilidad de añadir indicadores de desarrollo humano, transparencia y de medioambiente. 

Además, la economía del bien común aspira que el éxito de una sociedad no solo dependa del éxito económico sino de otros factores como: la calidad del medioambiente, los derechos humanos, el acceso a la educación y al trabajo, el respeto, la esperanza de vida, entre otros.

Todos estos factores están muy relacionados con los ODS, punto que vamos a tratar a continuación.

La economía del bien común y los ODS

Repasando un poco lo que hemos visto hasta ahora, recordemos que este modelo económico se basa en priorizar valores como la dignidad, la solidaridad y la justicia, la sostenibilidad ambiental y la transparencia democrática.

La economía del bien común es una metodología que permite abordar la consecución de los ODS. Esta ideología nació en el año 2010 gracias a un grupo de empresas que tenían la intención de formular un modelo sostenible, en el cual el éxito no se midiera por la riqueza material sino por la contribución al bien común.  

En la actualidad, se han visto esfuerzos para promover los ODS a través de la economía del bien común, tal es el caso de la fundación cívica Novessendes en nuestro país. Dicho organismo emprendió una campaña llamada “Los ODS, más cerca gracias a la Economía del Bien Común”, el cual tuvo como propósito promover la conciencia a nivel global sobre el cumplimiento de los ODS propuestos por la Organización de las Naciones Unidas.

Además, para que aprecies mejor el vínculo existente entre los ODS y la economía del bien común, te compartiremos la Matriz del Bien Común propuesta por el investigador alemán Matthias Kasper. La misma nos muestra como diferentes agentes individuales y colectivos pueden contribuir con el alcance de dichos objetivos a través de los cuatros valores universales de este modelo económico (dignidad humana, solidaridad y justica, sostenibilidad ambiental y transparencia democrática).

Si bien es cierto que este concepto ha causado gran controversia dentro de la economía por la subjetividad de la definición del bien, no se puede negar que sus postulados son favorables para emprender acciones que contribuyan a disminuir la pobreza, proteger la naturaleza y hacer del mundo un lugar más sostenible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí