Inicio SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL Todo lo que necesitas saber sobre las macrogranjas y su impacto en...

Todo lo que necesitas saber sobre las macrogranjas y su impacto en el medio ambiente

19
0
macrogranjas

Las macrogranjas se han convertido en una temática controvertida en toda Europa y el mundo. Este modelo considera los beneficios económicos a corto plazo, sin tener en cuenta las consecuencias catastróficas que genera en la salud pública, el medio ambiente, las personas y en el bienestar animal.

Si bien es cierto que en muchas ocasiones las macrogranjas se anuncian como un bastión importante para las economías rurales, hoy por hoy se sabe que la ganadería industrial es un factor que favorece la despoblación rural, destruye empleos locales y contamina al medio ambiente.

En este artículo, te expondremos el impacto que tienen las macrogranjas en el medio ambiente y por qué no contribuyen con la sostenibilidad.

¡Comencemos! 

Impacto de las macrogranjas en el medio ambiente

Estos son los riesgos más significativos de las macrogranjas para los ecosistemas naturales:

1 . Calentamiento global

¿Sabías que el sector de la ganadería es el responsable del 14,5% de la emisión mundial de gases de efecto invernadero (GEI)? Las emisiones de GEI en España del sector agrícola representan el 14,1% de las emisiones globales de GEI, siendo la ganadería la más representativa con 65%.

De acuerdo al Registro Estatal de Emisiones y Fuente Contaminantes, las macrogranjas de porcino representan el 34% de las emisiones de metano, uno de los GEI más potentes de todos.

2. Destrucción de hábitats

Las instalaciones de la ganadería industrial necesitan de espacios sumamente amplios. Por si fuera poco, en España solamente el 66% de las tierras agrícolas se utilizan para fabricar alimentos para ganado. Por ejemplo, una macrogranja que pretende construirse en Noviercas (Soria), donde se espera ordenar más de 20.000 vacas, requiere un área aproximada de 120 campos de fútbol.

3. Contaminación del agua y pérdida de biodiversidad

Los pastizales y piensos que se requieren para alimentar a la ganadería industrial es una de las principales causas de cambios de usos del suelo y deforestación mundial. Por si fuera poco, hoy por hoy el 80% de las tierras agrícolas a nivel mundial se destina para la producción de alimentos para animales. 

En otra instancia, el exceso de fertilización en la agricultura industrial contamina los acuíferos y origina la aparición de “zonas muertas” en los océanos. Por estos motivos, muchas áreas de la España Rural se quedan sin agua potable.

A todo esto se le suma los fungicidas y plaguicidas que se usan para cultivar los piensos.

4. Riesgos para la salud y aparición de nuevas pandemias

El consumo de carne excesivo se asocia con obesidad, diabetes tipo II, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, los residuos de la ganadería industrial implican riesgos para la salud de las personas. Generalmente, estos residuos no tienen una gestión apropiada y culminan en las fuentes de agua potable, una acción muy peligrosa para las personas que viven alrededor de las macrogranjas.  

Está demostrado científicamente que infecciones a corto y tumores a largo plazo, son efectos de consumir agua contaminada con este tipo de residuo. Además, los purines y el amoniaco que se derivan de estos residuos causan problemas respiratorios.

Por si fuera poco, las macrogranjas suponen un riesgo para la población como la aparición de nuevas pandemias. Enfermedades como la gripe aviar de 1997 y la gripe AH1N1 de 2009 están vinculadas con la ganadería industrial. Las condiciones de estos establecimientos son ideales para el origen de nuevos virus.  

La ganadería intensiva propicia que los animales sean genéticamente homogéneos, por lo que los potenciales virus no tienen trabas para expandirse entre todos los individuos. Esto, sumado a la aglomeración del ganado restringe los obstáculos selectivos que tienen los patógenos en el medio natural y hace que los contagios se produzcan más rápido.

De este modo, los virus pueden dar el salto a humanos –conocido como zoonosis– y convertirse en una nueva pandemia.

5. Crueldad animal

En las macrogranjas el ganado es manipulado como objeto para hacer dinero y las condiciones en las que viven los animales son pésimas. A casi todos se les permite vivir hasta que alcanzan su crecimiento óptimo, pensando en generar la mayor rentabilidad.

España es el país europeo con mayor cantidad de animales enjaulados en macrogranjas, 92 millones. 99% de conejos, 98% de cerdas y 82% de gallinas viven tras rejas.

La cifra de animales que fueron sacrificados en macrogranjas para consumo humano en el año 2020, dentro de España superaron los 900 millones de ejemplares.

Esta crisis debe detenerse y desde casa podemos comenzar a optar por alimentos que no provengan de la ganadería industrial. Recuerda que los pequeños cambios –aunque no lo creas–impactan positivamente en nuestro planeta. ¿Qué estás esperando para aportar tu granito de arena?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here